Nueva sección: Tema Sacro

El aguador, 2011.mcchueco


(clika sobre la imagen para una visualización de calidad)

El aguador.

MC Chueco, 2011

Medidas variables / Fotografía digital


En una semana tan particular como la presente, este tipo de estampas resultan tan familiares como necesarias, tradicionales. Recuerdo a la perfección el momento exacto de esta captura, bajo un sol de agradecer pasada la hora del almuerzo en la zona cercana a la muralla de la Macarena de la vieja Híspalis. En esa calle de reposo frente a la bulla habitual de este día y cuando la Hiniesta hubo iniciado su estación de penitencia, era pues el momento perfecto de observar cuanto hay a mí alrededor y captar aquello que atrae y se quiere mantener en el firme recuerdo fotográfico.
Pasado el misterio de la Buena muerte que pude ver en un estrecho callejón, me adelante en busca de la Virgen de la Hiniesta entre el silencio de los penitentes y la alegría de los más pequeños. Fueron varias las imágenes que capté en ese pequeño recorrido, especialmente me nutrí de los detalles que nos regala un acto como el descrito y que tanto me gusta fotografiar, los niños pidiendo cera a los nazarenos, la mirada penétrante del penitente que observa callado lo que ocurre en su fila, el caer de las gotas de cera sobre la calzada o el acercamiento de un niño que con cierto pudor pide a un nazareno “una estampita” para su colección. Entre toques y toques al disparador de la cámara y búsqueda de más detalles, me adentré de lleno en este tramo de fila atraída por la perspectiva que dibujan las filas de nazarenos al mirar al horizonte. Sin querer miré hacia atrás en un intento de no interrumpir a nadie en su acto de penitencia para agacharme y obtener una imagen desde el suelo, cuando sin más, percibí esta preciosa imagen que dice todo sobre un momento de parada en las fila. Confié en la exposición que mi cámara ya tenía de unos segundos atrás y lo arriesgué todo al apretar el disparador antes de que la persona parada iniciase un nuevo movimiento y mi oportunidad se evaporase. Observe de manera fugaz la fotografía en la pantalla de mi réflex  agradecida por el encuadre dado a la imagen y continué en mi tarea de seguir fotografiando lo que veía.
Al trabajarla, tuve claro la idea de tratarla sin color, la composición y exprimir al máximo el mensaje que transmite una imagen ligada a la Semana Santa. No podía ser de otra forma, al ver esta fotografía, el no evitar recordar la famosa obra de Velázquez, “El aguador de Sevilla”, un oficio típico de esta ciudad, dato que ha provocado cierto cariño hacia la fotografía.
Sea por la forma en la que recuerdo como capté esta imagen o por lo encantada que concluí el proceso de trabajo, es una de mis fotografías favoritas donde con un simple detalle dejo el mensaje a la luz sin antes invitar al espectador a que observe debidamente.
Es pues la imagen elegida para dar la bienvenida a una sección a la que ya quería dedicarle un hueco en este blog: Tema Sacro. Una sección dedicada a esta temática, sea de fotografía, dibujo o cualquier otra técnica donde se refleje mi singular forma de entender este tema tan tradicional. Además os invito a entrar en 500px, una nueva página dedicada a mi perfil de fotografía. 
Espero que sea de vuestro agradado y disfrutéis de lo que iré añadiendo poco a poco.
Importante saber; Dependiendo del dispositivo utilizado, PC/Mac/Pórtatil/móvil los tonos y contraste de la fotografía varía a la original o a lo que trabajo en mi ordenador.