Cartel anunciador. Gentileza Centro Cívico Guinardó-Barcelona

Mi primera exposición individual en Barcelona tiene tinta de grabado. Mi debilidad artistica. Array es, hasta la fecha, mi proyecto más interesante y personal. Quizás por su lado experimental, colorido, expresivo, o todas ellas a la vez.


Este proyecto nace de una serie de propuestas experimentales respecto al material usado que tiene que ver directamente con la expresión exteriorizada. Posteriormente, el color se hace valer al mismo nivel de experimentación que el material.


Lo atractivo de esta idea no es el nombre, de hecho es lo menos llamativo. Lo interesante es el proceso creativo de la materia antes del resultado, el resultado cromático y su significado de porque se hace. La materia, de la que no se tiene antecedentes de su uso, se moldea con formas irregulares, se complementa con hilo, cinta aislante u otros elementos nada asiduos a esta técnica. Estos elementos adicionales tienen un nexo en común: sirven como unión, como maneras de cerrar aquello que necesita cerrarse.


Ese acto de crear la plancha desde cero con estos elementos, coser la materia, unir piezas, es una manera de fortalecer según que experiencias. La riqueza cromática visible en cada estampa es fruto de la mezcla de lo anterior y el resultado inesperado al aplicar el color de forma arbitraria.